Actividad, energía y espiritualidad: Celebración del Día Internacional del Yoga

El día internacional del yoga se celebra cada año el 21 de junio para reconocer y promover los beneficios físicos, mentales y espirituales de esta práctica ancestral. El yoga, originado en la india hace miles de años, es una disciplina que combina posturas físicas, técnicas de respiración y meditación para mejorar la salud y el bienestar general.

Las Naciones Unidas decretaron al 21 de junio como el Día Internacional del Yoga desde el 11 de diciembre del 2014. Hay que destacar que la humanidad celebra también el Solsticio que se da en junio como el día más largo del año, en el que el sol pasa del hemisferio sur al hemisferio norte, y así da paso al verano en el norte y al invierno en el sur. Este cambio implica una modificación energética en el Planeta Tierra. Por otro lado, en el Ecuador se ha celebrado este día como el Inti Raymi (fiesta del sol), en el que los pueblos ancestrales dan gracias al Dios Sol por las bendiciones recibidas en sus cosechas.

Es con estos antecedentes que las Naciones Unidas definen el 21 de junio como el Día Internacional del Yoga. Según Bernardo Darquea, docente de la UIDE y yogui, este es un día de profundo cambio energético, y se propone el yoga como la práctica meditativa adecuada para generar este cambio dentro de cada persona, de manera que pueda vivir la transición del sol como en profundo recogimiento espiritual para lograr cambios en sus vidas.

Reconociendo los beneficios físicos, mentales, y energéticos que esta práctica tiene en los seres humanos, la UIDE desarrolla una investigación que pretende medir el impacto de las Pausas Activas Meditativas a manera de yoga en el bienestar subjetivo de los empleados, y el cambio en el comportamiento organizacional de las empresas. Actualmente esta investigación se encuentra en desarrollo con 6 empresas ecuatorianas que están participando en el estudio. Esperamos que el yoga logre cambios importantes, tanto en los empleados como en las empresas, de manera que se aumente el bienestar subjetivo, la satisfacción laboral, la resolución de conflictos, la comunicación, y las relaciones interpersonales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *